The bargain (1914 USA) El trato

The bargain (1914 USA) El trato


El trato El señor William S. Hart, como Jim
Stokes, el hombre de las dos pistolas. El señor J. Frank Burke, como
Bud Walsh, el sheriff. La señorita Clara Williams,
como Nell Brent. El señor J. Barney Sherry, como
Phil Brent, padre de Nell. El señor James Dowling, como
Wilkes, el ministro. ¡El Oeste! La tierra de los vastos y
dorados silencios, donde Dios sienta su trono en los picos púrpura
y el hombre se encuentra cara a cara con su alma. Jim Stokes, el hombre
de las dos pistolas. “Se cree que Jim Stokes, el hombre de
las dos pistolas, se dirige a Méjico pasando por su condado. Doble la
vigilancia en la diligencia hasta nuevo aviso…” El agente advierte al mensajero
de la diligencia para que doble la vigilancia que le acompaña. Bud Walsh, sheriff de
Cochise County. “Se cree que Jim Stokes…”
[Nota anterior.] — ¡Dispararé al primer hombre
que haga un movimiento raro! ¡Chicos, cubridme cinco minutos y
si alguien se mueve disparad a matar! — Diga, capitán, ¿no han pasado
ya los cinco minutos? El engaño descubierto. — Stokes no conoce el territorio.
Podemos ir por el camino de las ovejas hasta Bald Mountain y apresarlo
antes de que alcance la frontera. Un agente demasiado nervioso
estropea el plan para capturar al bandido. Stokes escapa hacia las
Bad Lands [malas tierras]. Amanecer. Phil Brent, un prospector
de Arizona. — Me perseguían los indios
y uno de ellos me alcanzó. Nell Brent, hija del prospector. Dos semanas después. Tras
una búsqueda infructuosa… “1.000 dólares de recompensa.
Descripción. Altura: 1.85. Peso: 85 kilos. Ojos azules y muy penetrantes.
Cabello: castaño oscuro. Complexióm: musculosa. Edad: cerca de 30 años.
Se pagará la recompensa por la captura del badido
Jim Stokes.” Jim, recuperado de su herida
y enamorado de su bonita enfermera, le propone
en matrimonio. Stokes, determinado a reformarse,
decide devolver el dinero a la oficina de la Express. El reverendo Joshua Wilkes, jinete
itinerante, visita su rebaño disperso. “Overland Express Co.
Blue Rock. Arizona.” — Creo que tengo trabajo
para ti, pastor. “Overland Express Co.
1.000 dólares.” De noche. — Entrad, chicos. Llegáis a tiempo
para la boda de mi hija. Al día siguiente. — Mis sospechas eran ciertas. Ese
extraño que se casó con Nell Brent es el bandido Jim Stones. Stokes vuelve al pueblo para
devolver el dinero robado a la Express Company. — No, encontré esto en el desierto.
Es la bolsa que contiene el dinero que el bandido robó en Blue Rock. Stokes, al saber que es perseguido,
se dirige hacia la frontera mejicana. El sheriff ordena a sus hombres
que sigan al caballo, mientras él sigue las huellas. “Querida mujercita, he debido marchar
con rapidez, te lo explicaré más adelante. Ten paciencia hasta que
pueda decirte lo mucho que significas para mí. Jim.” Stokes toma la diligencia
hacia El Tiempo. “Querida mujercita…”
[Nota anterior.] — Ya sabe a qué me refiero. Su
yerno es Jim Stokes, el bandido. — Por el amor de Dios, no se lo digan
a Nelly. Le romperían el corazón. Oh, no pasa nada, Nell. Los chicos
pasaban por aquí y han querido felicitarte. La premonición de
un peligro eminente. La noche siguiente. El sheriff sigue
a Stokes hasta El Tiempo, un pueblo de la frontera. El salón de descanso fronterizo
y la sala de juegos. — Es el hombre con dos pistolas
y necesitaré ayuda. Tenemos tres horas hasta que
salga la diligencia. Pondré un cable a Blue Rock para
decirles que llegamos. Tentación. Media hora después.
Sin blanca. El sheriff apuesta hasta la última
moneda del dinero robado, tratando de recuperarse de sus pérdidas. — Soy más ladrón como tú, Jim Stokes.
He jugado abajo y he perdido hasta hasta el último centavo del dinero
que robaste a la Express Company. — Sheriff, haré un trato con usted.
Si me suelta le devolveré el dinero, o me llevarán a
casa en una caja. “Capturado Stokes esta noche. Tengo
el dinero. Llegamos a Blue Rock en el primer tren de mañana.
Sheriff Walsh.” — ¡Levantad las manos! — Hay algo más de lo que usted
perdió, pero tenía prisa. — Alguien se llevó el dinero de abajo
y pensamos que su hombre pudo escapar y volver aquí. La mañana siguiente. — Te doy dos horas. Coge a tu
mujer y cruza la frontera. Buena suerte y adiós. La confesión. — …Y soy Jim Stokes, el
hombre de las dos pistolas. La señal. Ninguna estrella está perdida,
una vez que la hemos visto. Siempre podemos ser aquello,
que podríamos haber sido. Subtítulos: Eddie Constanti.

One Comments

  • Angel San Miguel

    July 27, 2018

    Muchas gracias por la película y los subtítulos.

    Reply

Leave a Reply